HEPAR SULPHURIS (Sulfuro de cal)... *

HEPAR SULPHURIS (Sulfuro de cal).

I.—Historia.

La combinacion del azufre y de la cal de que se trata, se denomina tambien hígado de azufre calcáreo y calcárea sulfurada. Ha sido menos usada que el sulfuro de potasa con el que presenta grandes analogías, y su primitivo uso es bastante reciente. Primeramente se le empleó al esterior en la sarna, los dartros y tumores escrofulosos. Stoll le recomienda en el bocio. El primer uso al interior es debido á Hahnemann que le propone para combatir la salivacion mercurial[3]. A medida que se le ha conocido mejor, su uso se ha hecho ostensivo á mayor número de casos, y hoy es uno de los medicamentos con que se combate la tisis pulmonal. Siguiendo nuestra marcha, prescindirémos de las citas y nos ocuparémos de los efectos fisiológicos del medicamento, y deducirémos las indicaciones terapéuticas, valiéndonos de los resultados obtenidos en los enfermos.

§ II.—Efectos fisiológicos.

El sulfuro de cal ha sido bien denominado por los alemanes medicamento linfático venoso. Sus efectos sobre el sistema sanguíneo son secundarios, y su espresion es subaguda. Sus efectos crónicos y diatésicos simulan la constitucion escrofulosa. Afecta principalmente la piel y las membranas mucosas, pero de una manera especial que le caracteriza. Obra sobre la vida vegetativa facilitando la asimilacion de materiales mal elaborados,37 determinando una caquexia mucosa y purulenta, y una descomposicion lenta de la sangre; su astenia es notable por la movilidad nerviosa; porque se eleva hasta la exaltacion, hasta la ilusion de los sentidos, como el del olfato por ejemplo; exalta la irritabilidad nerviosa con espasmos, como si fuesen los últimos esfuerzos de una vida que procura resistir á su dominio. Así pues, estos fenómenos nerviosos son los menos importantes en las indicaciones de este medicamento, es decir, que son muy graves para que puedan ser frecuentemente útiles.

El sulfuro de cal participa química y terapéuticamente del azufre y del carbonato de cal, y sus efectos espresan las afecciones del sistema linfático y nutritivo, y las irritaciones crónicas mas variadas. Lobethal indica al efecto la importancia de los medicamentos compuestos que se han sometido á la esperimentacion. El hepar sulphuris, dice este homeópata, es el mas suave y eficaz sucedáneo del azufre puro, en los casos en que una enfermedad confirmada, especialmente en la esfera de la reproduccion, de las lesiones orgánicas, afecciones cutáneas y linfáticas…., le reclamen como conveniente, á causa de la mezcla del azufre y de la cal. Esta mezcla tiene, como el azufre, una accion antiflogística conveniente en toda irritacion flegmásica crónica; pero es menos erética que este, y por consiguiente posee un uso mas suave y frecuentemente útil, con principalidad en las afecciones por abuso del mercurio.

Los numerosos hechos de curacion han justificado completamente las esperanzas que las esperimentaciones fisiológicas habian hecho concebir de este medicamento; los unos y las otras han revelado en el sulfuro de cal una virtud piogénica. Facilita la formacion del pus y38 preside de tal manera á este trabajo, que muchas veces hace inútil la abertura del absceso, como el árnica acelera la inflamacion y se opone á la supuracion y á la cicatrizacion de una herida reciente. Terapéuticamente hablando, los hechos prueban todos los dias que es el mejor medicamento que se puede emplear en la supuracion, en los abscesos glandulares y aun en la diátesis piogénica, así como el árnica es el mejor medio de cicatrizacion y de reabsorcion sanguínea.

La diátesis del sulfuro de cal está caracterizada por un aniquilamiento de las fuerzas y por síntomas que la aproximan á la de la quina, pero con la circunstancia en aquel, que las pérdidas de humores son, principalmente en el hepar, flujos muco-purulentos, y que los derrames serosos son reemplazados por lesiones de tejidos con pérdida de sustancia. Hay aun entre el sulfato de quinina y el sulfuro de cal cierta analogía en sus efectos que les hacen aptos para el crup. Las neuralgias del hepar tienen, además, la semejanza con las de la quina, de que afectan á personas aniquiladas, ya cacoquímicas, ya solamente debilitadas por abundantes pérdidas de un pus de buen carácter. Los dolores, en fin, son dislacerantes y se agravan por el tacto como los de la quina.

No nos estendemos mas en estas generalidades, porque nos basta haber establecido la esfera de accion del sulfuro de cal, de la cual resulta que su electividad sobre la piel y las mucosas tiene por orígen la alteracion de la hematosis á causa de la elaboracion de los materiales de la sangre y su trasformacion en pus. Los efectos de este medicamento, desde el primero hasta el último, tienen una marcha crónica que conserva un sello de eretismo procedente de la irritabilidad del sistema vas39cular sanguíneo, y de las alteraciones profundas de la plasticidad que reaccionan sobre el sistema nervioso de la vida inorgánica. En las aplicaciones terapéuticas seguirémos los grupos característicos de este medicamento, en los cuales verémos en el hepar un nuevo agente, cuyas pretensiones á la curacion de la tisis no se deben desdeñar.

§ III.—Efectos terapéuticos.

A. Fiebres. Flegmasías.—En los fenómenos febriles del sulfuro de cal se observa agravacion por la noche; los dolores hacen que los calofríos sean mas incómodos; el calor produce ansiedad. Aquellos se reproducen al aire libre, el calor es fugaz y parcial, puede ser ardiente y general, pero de corta duracion. El sudor, cuando no es parcial, es nocturno y matinal, ordinariamente viscoso ó ácido y aun fétido en ciertas partes. El amargor de la boca; la facilidad de los calofríos á reproducirse por el aire esterior, la sed, aun con calofrío; el frio interno, la sensacion del mismo que se siente por las tardes; los vómitos de materia verdosa durante la fiebre con calor seco; la grande sensibilidad al frio, el mal humor, la angustia por la tarde, la cefalalgia en el vértice de la cabeza, el dolor de ulceracion encima de los ojos por la tarde ó por la noche, y el de terebracion por encima de la nariz por la mañana, las punzadas en la cabeza, como si fuera á estallar, unidas al vértigo en el momento de bajarse; estos síntomas y otros análogos de los ojos, de los oidos, de la nariz, de la laringe, del pecho….. los dolores articulares, los vagos ó erráticos, la pesadez de los miembros, la facilidad á traspirar con el menor movimiento, indican suficientemente la utilidad40 del sulfuro de cal en las fiebres catarrales, con menos irritacion de las mucosas de los ojos, de los oidos, de la garganta, que para la eufrasia, y con menos orgasmo y tension que para el arsénico y la nuez vómica.

Las flegmasías en que está indicado el hepar, son especies de fluxiones ó inflamaciones erisipelatosas en la mejilla, en los párpados, en la nariz, en los labios y otras partes; hay rubicundez, vesículas algunas veces, y siempre una tumefaccion que invade el tejido celular libre de la rubicundez; la hinchazon es edematosa en el límite de las partes sanas. Estas flegmasías tienen una marcha lenta é indecisa, y generalmente infebriles. El grafito puede ser su auxiliar, especialmente si el eretismo predomina.

Las oftalmías catarral, escrofulosa, exantemática, con tumefaccion palpebral, secrecion de mucosidades, granos, costras, rubicundez alrededor del ojo, pústulas ó especie de escrescencias de la conjuntiva ocular, dolores quemantes, de ulceracion, rubicundez de la conjuntiva, hallan en el sulfuro de cal su mejor remedio. No es menos eficaz en la blefaritis y en la inflamacion crónica del borde libre de los párpados, ó tumefaccion de las glándulas de Meibomio, cuando hay lagrimeo, hinchazon de los párpados, secreciones moco-purulentas, legañas, ardor, movimiento doloroso de los ojos. Es de una eficacia estraordinaria en la oftalmía de los recien nacidos, con hinchazon, flujo abundante de pus, con particularidad si ha habido abuso, ó simplemente uso del mercurio. En fin, su accion resolutiva y cicatrizante es notable en las pequeñas úlceras crónicas é indolentes de la córnea y en el pannus que se manifiesta á consecuencia de aquellas y que amenazan impedir la vision.41

El coriza pertenece al sulfuro de cal en sus períodos subagudo y crónico, así como tambien, el romadizo, arañamiento en la garganta, la hinchazon de la nariz, abundancia de mucosidades nasales, y aun de saliva, fiebrecilla por la tarde, sensacion de frio interno, dolor presivo en la region etmoidal y en la de los pómulos, dolor contusivo en la nariz y sus inmediaciones, y algunas veces dolores escocientes en las narices. La otitis y la otorrea del sulfuro de cal son de la misma naturaleza, pero conviene tener presente que este medicamento es eficaz, especialmente en las personas que en el estado de salud segregan fácilmente y el cerúmen es abundante.

B. Laringitis. Angina membranosa. Crup. Coqueluche.—La laringitis, la angina simple y la membranosa reclaman el sulfuro de cal como un remedio poderoso; la mayor parte de sus síntomas se reproducen con este medicamento; tales son: sequedad en la garganta, disfagia muy pronunciada, tumefaccion de las amígdalas, punzadas en la garganta con peligro de sofocacion, cosquilleo en la laringe que escita la tos aun con espectoracion sanguinolenta, tos seca con dolor escociente en el pecho, ronquera, dolor permanente en la laringe que se agrava por la presion, por la palabra, por la tos y por la respiracion, marasmo, fiebre héctica. El mercurio y aun el bromo no son quizás menos importantes que el sulfuro de cal en el tratamiento de la angina membranosa.

El crup y la coqueluche están tambien representados en los siguientes síntomas: tos profunda, bronca, provocada por la dificultad de respirar, sofocante y con vómitos, tos semejante á la de la coqueluche, accesos de tos seca con dolor en la cabeza como si fuera á es42tallar, y encendimiento oscuro de la cara, tos aullante, accesos de tos seca, ronca, profunda, con angustia y sofocacion, terminando generalmente por llantos; respiracion angustiosa, sibilante, ronquera, accesos de sofocacion que obligan á mover la cabeza á uno y otro lado; respiracion corta.

Este medicamento es tambien el mas conveniente despues de acónito, siempre que la tos revista alguno de estos caractéres, con ronquera en el intérvalo de los accesos, sin aguardar á que la afeccion se agrave. Estos dos medicamentos pueden, en semejantes casos, prevenir el crup. Cuando no alivian los síntomas, con una dósis de yodo ó de bromo, se puede obtener el resultado. El sulfuro de cal solo está indicado en la coqueluche, en la declinacion de la enfermedad, y cuando los esputos son abundantes y mucosos con ronquera.

C. Piogenia. Tisis mucosa, mesentérica. Pleuresía crónica.—No es la tisis laríngea la única en que es eficaz este medicamento; es tambien muy útil en el catarro crónico y en la tisis pulmonal mucosa, cuando la tos, sea ó no violenta, está acompañada de espectoracion abundante de mucosidades y de pus, de esputos sanguinolentos, de ronquera, de opresion, debilidad de los órganos de la voz y del pecho, hasta el punto de impedir hablar ó leer en alta voz; insomnio, sed, fiebre lenta, sudores nocturnos y matinales; color amarillento de la piel con sequedad y prurito. Estos son los casos en que el yoduro de hierro y el estaño pueden compartir ventajosamente el tratamiento con el sulfuro de cal.

La tisis mesentérica tambien está comprendida en la esfera de accion de este medicamento, del mismo modo que los infartos escrofulosos de los gánglios linfáticos y43 su inflamacion. El vientre está abultado, duro, sensible, con dolor como de contusion, hay punzadas en la region esplénica, en el hígado y en el resto del abdómen. Se presentan calambres y dolores contráctiles, dolores de ulceracion, dolores cólicos, deposiciones duras y secas, y diarreas escrementicias ó de materias blanquecinas, de olor agrio en los niños, deposiciones disentéricas, tenesmo; caquexia con fiebre lenta, piel seca y amarillenta, enflaquecimiento estremado, voracidad, orinas turbias ó que se descomponen fácilmente, sudores nocturnos viscosos ó ácidos.

Las afecciones piogénicas supurantes ó con tendencia á la supuracion, son las en que evidentemente el sulfuro de cal es generalmente útil. Lo es igualmente en este trabajo patológico por el cual la linfa plástica se exhala de los vasos y da lugar á las exudaciones pseudo-membranosas en las superficies mucosas y serosas. Despues de sus indicaciones en la angina membranosa y el crup, indicarémos ahora algunas inflamaciones de las cápsulas articulares y las pleuresías, en que este medicamento puede tener lugar despues de la brionia, y otros agentes mas convenientes en los primeros períodos de la flogosis: para que el sulfuro de cal desplegue su actividad curativa en estos casos, es preciso que hayan ya cedido el aparato febril y los movimientos fluxionarios; es necesario que solo exista un punto de irritacion, una flogosis local suficiente para este trabajo de exudacion. Con estas circunstancias, el sulfuro de cal está indicado en estos puntos pleuríticos que persisten despues de la fiebre con derrame purulento ó formacion de un absceso, aun cuando exista una fiebre subaguda, con calofríos, remisiones, exacerbaciones, fiebre análoga á la de supuracion; pero todo signo de  hidropesía con fiebre héctica y tension, indica el arsénico con preferencia.

D. Adenitis. Ulceras. Abscesos. Diátesis purulenta.—No insistirémos en la utilidad del sulfuro de cal en el tratamiento de los infartos y de las inflamaciones de los gánglios linfáticos, del cuello sobre todo; otros varios medicamentos tienen propiedades análogas; dirémos, por lo tanto, que en estos casos, el medicamento de que se trata no puede reemplazar al azufre y el carbonato de cal, y que la barita y el mercurio son indispensables en un tratamiento de esta especie, con, ó sin el sulfuro de cal. Este tiene la ventajosa propiedad de aliviar las úlceras escrofulosas, con irritacion y mal aspecto, transformándolas en las de buen carácter, de pus de buenas condiciones y que marchan rápidamente á la cicatrizacion.

Es con el grafito y el petróleo el medicamento mas conveniente en esa disposicion morbosa de la piel con tendencia á supurar y que eterniza ó sostiene ciertas heridas ó lesiones. En cuanto á la produccion de abscesos subcutáneos sucesivos y á la diátesis purulenta, si bien el sulfuro de cal es esencial como en todas las supuraciones, no es el único capaz de realizar la curacion: el arsénico, el sílice, la pulsatila y el mercurio, contribuyen poderosamente al efecto. Importa, pues, determinar primero la naturaleza de la diátesis y la calidad del pus, para lo cual hé aquí algunas indicaciones: el pus reciente, ó por lo menos espeso, y convenientemente elaborado, corresponde con especialidad al hepar, máxime si es sanguinolento, de olor fétido y de color blanco ó amarillento; el pus acre, que irrita las partes próximas, mal elaborado, indica arsénico, causticum, ácido azótico, sílice; la fetidez de un pus no45 homogéneo es mas propio de asafétida, carbon vegetal, grafito; el pus sanioso corresponde al arsénico, quina, carbon vegetal, fósforo, azufre…..

E. Afecciones cutáneas.—La tiña se trata muy bien con el sulfuro de cal, cuando los enfermos enflaquecen, que las costras se reproducen incesantemente ó que se aumentan por una exudacion purulenta, y que la erupcion se extiende á la cara. La dulcamara es en este caso el mejor auxiliar, así como la cicuta lo es en los dartros escamosos húmedos. En uno y otro caso, la estafisagria es tambien de grande utilidad. Los dartros con costras, secreciones abundantes, ligera hinchazon con el aire esterior en ciertas épocas, con ó sin prurito, especialmente cuando se fijan en la cara, en los miembros superiores y en el pecho, exigen sulfuro de cal, y es hasta indispensable en el tratamiento; pero no producirá resultados felices si no se le usa con constancia por una larga temporada. Es pues el principal medicamento de las afecciones herpéticas, húmedas ó crustáceas. En los niños de teta puede ser útil haciendo que le absorba la nodriza por unturas ó fricciones.

F. Afecciones cutáneas venéreas. Afecciones mercuriales.—Las afecciones cutáneas venéreas, las sifílides, cuya forma se aproxima á la de los dartros propios del sulfuro de cal, exigen tambien su uso. Estas erupciones rebeldes reclaman igualmente el uso de clematis, mezereum, dulcamara, grafito….. El sulfuro de cal debe preceder al oro en el tratamiento de las ulceraciones de la nariz y del paladar; es á veces el remedio de los rágades, de las grietas, del resquebrajamiento de la piel, cuando son el efecto de la sífilis, ó el resultado del abuso del mercurio; lo es tambien, y mas especialmente, de la salivacion mercurial. Se le debe emplear en46 todas las afecciones glandulares y cutáneas de orígen sospechoso y que tan frecuentemente se arraigan en personas impregnadas de escrófulas; de herpes, de sífilis, ó saturadas de mercurio; cuyas afecciones alivia y cura mejor que cualquier otro medicamento; y si no realiza por sí solo la curacion, generalmente larga, es muy eficaz administrado antes ó despues de los remedios mas apropiados ó análogos.

El bubon sifilítico cede admirablemente con mercurio, como lo dirémos en su lugar. Mas si hay circunstancias en que estos bubones, abiertos ó no, se resisten á este medicamento, ya por la lentitud de su desarrollo, ya por la antigüedad de la infeccion venérea, ya por su naturaleza escrofulosa, el sulfuro de cal es el preferible, á no ser que la induracion exija el carbon animal. El sulfuro de cal está muy indicado en todos los flujos moco-purulentos de las membranas mucosas, y es uno de los mejores medicamentos que se puede oponer á la gonorrea secundaria ó gotita militar, particularmente si el flujo es bastante abundante ó continuo por lo menos; si hay ardor al orinar y punzadas en la uretra. La leucorrea que corresponde al hepar, es copiosa, amarillenta, continua, con prurito en la vulva y aun escoriacion en los grandes labios. Debilita y produce tirones, hinchazon del estómago, anorexia, repugnancia á los alimentos grasos y eructos, náuseas y vómitos.

El sulfuro de cal es uno de los mejores antídotos del mercurio. Cura la angina, la estomatitis mercurial y la salivacion. Cicatriza las aftas, las úlceras y todas las lesiones supurantes cuyo aspecto es pálido y que son debidas mas ó menos remotamente al mercurio. El temblor mercurial y la caquexia de este nombre se curan igualmente con este medicamento. Lo que se diga del47 azufre como antídoto del mercurio, se refiere á este medicamento que es el principal agente de las aguas minerales sulfurosas.

G. Afecciones neurálgicas.—Las cefalalgias, las odontalgias, las gastralgias, las dispepsias, los dolores reumáticos de este medicamento, son sintomáticos; pues se refieren á la diátesis característica y á un vicio herpético. Diremos en particular de la cefalalgia, que es análoga á la de sílice, en que es nocturna y con escitacion sanguínea; pero hay mas actividad de imaginacion con afluencia de ideas, el dolor simula á veces al clavo histérico, y el menor movimiento, el de los mismos párpados, le agrava. Los dolores reumáticos, igualmente mas sensibles por la noche y al tacto, son dislacerantes con sensacion de escoriacion ó de magullamiento y debilidad paralítica por la mañana al levantarse. La apreciacion exacta de una multitud de síntomas especiales de este medicamento necesita el auxilio de la patogenesia entera en la materia médica pura; único modo de elegir fielmente un medicamento para afecciones compuestas de unos pocos síntomas, cuyo valor no siempre está determinado por datos etiológicos ó por particularidades diatésicas.

Dósis.—Lo dicho sobre las dósis del hierro, es aplicable á este medicamento. Agregarémos, pues, que los niños de teta pueden recibir este medicamento por medio de la nodriza á quien se la puede administrar. Este método se aplica á los demás medicamentos alterantes, antisifilíticos, antiherpéticos. Lo general en estos casos es que el sulfuro de cal se aplique en pomada compuesta de una parte de este para diez de grasa, friccionando sobre los puntos mas provistos de vasos linfáticos ó absorbentes.

 

Fonte: TRATADO METÓDICO Y PRACTICO DE MATERIA MÉDICA Y DE TERAPÉUTICA FUNDADO EN LA LEY DE LOS SEMEJANTES
POR A. ESPANET
Traducido al español por D. PIO HERNANDEZ Y ESPESO
MADRID
CÁRLOS BAILLY-BAILLIERE
1862.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>